Radio Islam Chile
Centro Islámico de Chile

LAS VIRTUDES DE UN GOBERNADOR JUSTO

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

Dice Allah Altísimo en el Sagrado Qurân: “Es cierto que Allah ayudará a quien Le ayude. Verdaderamente Allah es Fuerte y Poderoso. Esos que si les damos poder en la tierra establecen el salâh, entregan el zakâh y ordenan lo reconocido y prohíben lo reprobable. A Allah pertenece el resultado de los asuntos” [Sûrah Al-Haÿÿ (22), âyât 40 y 41].

También dice: “Es cierto que Allah ama a los ecuánimes” [Sûrah Al-Mâîdah (5), âyah 42].

Dijo el Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Siete (tipos de) personas estarán bajo la sombra de Allah, el Día que no habrá más sombra que la Suya” Una de esas personas es el gobernante justo.

Respetados hermanos y hermanas, Allah ha dispuesto que los hijos de Âdam estén en esta vida mundana y material por un tiempo limitado antes de que deban volver a su Creador. Durante la estadía en esta vida, el ser humano está en un constante examen. Todas las cosas que le ocurren, las acciones que realiza y las palabras que pronuncia, son puntos a su favor o en su contra al momento de determinarse el resultado final. al reflexionar sobre este punto, que es la explicación misma de nuestra existencia en esta vida, nos damos cuenta de que, si bien las reglas del examen y los posibles resultados son iguales para todos sin excepción, cada persona vive su propio examen y su propia realidad, que rara vez puede llegar a ser igual que la de otro individuo.

Hay personas a quienes Allah pone a prueba a través de la riqueza, a otros a través de la pobreza, a otros a través de la salud, a otros a través de la enfermedad; a algunas personas pone a prueba con problemas familiares, a otras a través de amistades complicadas. Algunas personas son puestas a prueba con la guerra o con otros problemas de seguridad, y a cada persona Allah le pide que actúe de una cierta manera ante las pruebas que le han tocado.

De la misma manera, Allah ha puesto a prueba a algunos por medio de responsabilidades que deben cumplir. Una manifestación de ello es cuando Allah le otorga a alguien el poder sobre sus semejantes, a través de un cargo administrativo o gubernamental.

La ostentación de un cargo es, ante Allah Altísimo, una responsabilidad gigantesca. Esto es porque una persona que ha sido asignada para ello es responsable ante Allah de velar por los intereses de quienes están a su cargo, y debe cumplir cabalmente sin escatimar esfuerzos para ese efecto. De esto se entiende que, una persona que haya ejercido un puesto de poder en este mundo deberá rendir muchas más cuentas ante Allah que una persona que no lo haya hecho.

Es por esto por lo que Allah ordenó a los gobernantes que sean justos y que teman a Allah a la hora de trabajar por quienes están a su cargo. En el Quran, encontramos que esa es la orden que le dio Allah incluso a los profetas que se desempeñaron como gobernantes. Dice Allah: “¡Dâwûd! Te hemos hecho representante Nuestro en la tierra, juzga pues entre los hombres con la verdad y no sigas los deseos, ya que te extraviarían del camino de Allah; cierto que aquéllos que se extravían del camino de Allah tendrán un violento castigo por haberse olvidado del Día de la Cuenta” [Sûrah Sad (38), âyah 26]. También Allah le dijo al Nabî (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “y si juzgas, hazlo con ecuanimidad. Es cierto que Allah ama a los ecuánimes” [Sûrah Al-Mâîdah (5), âyah 42].

Estos dos versículos que hemos citado contienen la orden de Allah a Sus profetas de actuar con justicia y equidad. y nosotros sabemos que los profetas son un ejemplo a seguir y son la manifestación exacta de lo que quiere Allah de Sus siervos en cada situación de la vida.

Por eso, estar a cargo de una nación, o una ciudad, o una comunidad, no debe ser visto en ningún caso como una señal de superioridad, sino que debe ser interpretado como una prueba de Allah y como una oportunidad para canjear Su complacencia por medio del correcto servicio de la gente. Dijo el Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Cada uno de vosotros es un pastor, y será preguntado por Allah acerca de su rebaño”.

El castigo de Allah para quien falla en semejante responsabilidad es inimaginable, y también la recompensa para quien cumpla y actúe con justicia es incalculable, como aparece en el hadîth que citamos al comienzo de la jutbah, acerca de las siete personas que gozarán de la sombra del Trono de Allah el día que no habrá más sombra que la Suya. y una de esas personas es el gobernante justo, que cumplió con velar por los derechos de quienes estuvieron a su cargo.

Quiera Allah Altísimo guiarnos a todos nosotros para que estemos siempre en el cumplimiento de nuestras responsabilidades con Él y con Su creación. y le pedimos también que ayude a cada uno de nosotros a pasar Su prueba de esta vida con el mejor resultado. Âmîn.

Wassalamu ‘alaikum wa Rahmatullâhi wa Barakatuh

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

0:00
0:00
Scroll to Top