La perseverancia y rectitud en las acciones

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

Dice Allâh en el Sagrado Qurân: “¡Hombres! Temed a vuestro Señor que os creó a partir de un solo ser, creando de él a su pareja y generando a partir de ambos muchos hombres y mujeres. Y temed a Allâh, por Quien os pedís unos a otros, y respetad los lazos de sangre. Realmente Allâh os está observando” [Sûrah An-Nisâ (4), âyah 1].

Dice también: “¡Vosotros que creéis! Temed a Allâh como debe ser temido y no muráis sin estar sometidos” [Sûrah Ali ‘Imrân (3), âyah 102].

Dice también: “¡Vosotros que creéis! Temed a Allâh y que cada uno espere para el mañana lo que él mismo se haya buscado. Y temed a Allâh, es cierto que Allâh está informado de lo que hacéis” [Sûrah Al-Hashr (59), âyah 18].

Dice también: “¡Vosotros que creéis! Temed a Allâh y creed en Su mensajero y os dará de Su misericordia doblemente, os conferirá una luz con la que caminaréis y os perdonará. Allâh es Perdonador, Compasivo” [Sûrah Al-Hadîd (57), âyah 28].

Dice también: “¡Vosotros que creéis! Temed a Allâh y hablad acertadamente.  Él hará buenas vuestras acciones y os perdonará las faltas. Y quien obedece a Allâh y a Su mensajero ha triunfado con gran éxito.” [Sûrah Al-Ahzâb (33), âyât 70 y 71].

Queridos y respetados hermanos y hermanas, todos sabemos que Allâh nos ha puesto en esta vida para ser probados. Para ver quién obra agradando a su señor, y quién es de los que se extravían. 

Dice Allâh: “Bendito sea Aquel en cuyas manos está la Soberanía y es Poderoso sobre todas las cosas. Quien creó la muerte y la vida para probaros y ver cuál de vosotros sería mejor en obras. Y es el lrresistible, el Perdonador” [Sürah Al-Mulk (), âyât 1 y 2].

Para esto, Allâh envió a los mensajeros, y reveló Su Sagrado Libro para completar la guía de la humanidad. Para que la gente tenga algo a qué aferrarse. Es primordial para el siervo de Allâh que lea el mensaje, que lo entienda, y lo obedezca al pie de la letra.

Dice Allâh: “Es un Libro bendito, que te hemos hecho descender, para que mediten sus signos y para que recuerden los que saben reconocer lo esencial” [Sûrah Sad (38), âyah 29]. Y dice también El Altísimo: “¿Acaso no meditan el Corán o es que tienen cerrojos en el corazón?” [Sûrah Muhammad (47), âyah 24].

Verdaderamente ¿Cómo puede alguien saber que su Señor hizo descender un Libro lleno de Luz y Guía, y dormir sin siquiera la más mínima preocupación de algún día poder entenderlo y practicarlo?

Pero no basta con saber la verdad y reconocerla. No Basta con saber qué es lo que está bien y qué es lo que está mal, como tampoco basta para el enfermo tener la receta médica, sin aferrarse estrictamente a la dosis prescrita y el medicamento indicado. A eso, es lo que llamamos “Istiqamah”, que es la perseverancia o rectitud en las acciones que hacemos para buscar la complacencia de Allâh. 

Allâh elogió en Su Libro a quienes son perseverantes. Dice Allâh: “Realmente los que hayan dicho: Mi Señor es Allâh y hayan sido rectos, los ángeles descenderán a ellos: No temáis ni os entristezcáis y alegraos con la buena nueva del Jardín que se os había prometido. Somos vuestros protectores en esta vida y en la Última, allí tendréis lo que deseen vuestras almas y todo cuanto pidáis. Hospedaje de un Perdonador, Compasivo.” [Sûrah Fussilât (41), âyât 30 a 32]. Dice también: “Si fueran con rectitud por el camino, les daríamos a beber agua en abundancia” [Sûarh Al-Ÿin (72), âyah 16].

Una persona le preguntó al Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Indícame algo en el Islam de lo que no tenga que preguntar a nadie más después de ti” Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) respondió: “Di: “Creo En Allâh”, y luego mantente firme”.

Mucha gente se confía en el hecho de que, en el presente, ven que están bien con Allâh; hacen su salâh, pagan su zakâh, tratan bien a sus padres, a sus vecinos, etc., pero a veces no nos damos cuenta, que lo que realmente vale frente a Allâh es que nos mantengamos en el camino recto hasta que dejamos este mundo. Poco sirve hacer el bien durante veinte años, para luego pasar los últimos años de nuestra vida lejos de Allâh, sumidos en el pecado y el vicio. El Mensajero de (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) nos informó que lo que es tomado en cuenta, es la situación final de la persona. 

Imaginemos que al Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam), quien era el mejor de la creación, Allâh le ordenó explícitamente en el Qurân mantenerse firme sobre el camino recto, siendo que él recibía la revelación.  Dice Allâh: “Así pues, sé recto tal y como te he mandado, en compañía de los que se han vuelto atrás de su error junto a ti; y no vayáis más allá de los límites, pues en verdad Él conoce perfectamente lo que hacéis” [Sûrah Hud (11), âyah 112]. También dice Allâh: “Y adora a tu Señor hasta que te llegue la certeza” [Sûrah Al-Hiÿr (15), âyah 99]. 

Quiera Allâh Altísimo darnos la firmeza en su din, y la perseverancia sobre las buenas obras. Âmîn.

Wassalamu ‘alaikum wa Rahmatullâhi wa Barakatuh

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

0:00
0:00
Scroll to Top