EL MES DE SHA’BÂN NOS INTRODUCE A RAMADÂN

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

Sha’bân es un mes que a menudo se descuida porque la gente espera con ansias la emoción del Ramadân y sus largas noches de adoración. Pero el mes de Sha’bân es un mes de increíbles virtudes, expresamente resaltado por nuestro amado Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam). Tiene un gran significado histórico ya que es el mes en el que se legisló el ayuno del Ramadân a través de la revelación y es el mes en el que la Qiblah cambió de Baitul-Maqdis hacia Makkah Al-Mukarramah. Más allá de su importancia histórica, Sha’bân es un mes de ayuno y mayor concentración en el Qurân, lo que le confiere un gran significado espiritual.

¿Qué es Sha’bân? Un mes de ayuno

La primera virtud de Sha’bân es que es un mes de ayuno. Normalmente, muchos de nosotros nos olvidamos del ayuno en este mes porque esperamos con ansias el Ramadân. Âishah (radiallâhu ‘anhâ) dijo como parte de un hadîth más amplio: “Nunca vi al Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) ayunar durante un mes entero excepto en Ramadân, y no lo vi ayunar en ningún mes más que en Sha’bân”.

Âishah (radiallâhu ‘anhâ) también dijo en una narración auténtica: “El mes más querido o el mes en el que el Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) amaba ayunar más que cualquier otra cosa era Sha’bân. De hecho, solía unirlo al Ramadân”; es decir, no tomaría un descanso del ayuno entre Sha’bân y Ramadân.

De estos dos ahâdîth, podemos ver que el Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) nunca ayunó un mes completo fuera del Ramadân, pero el mes que más ayunó después del Ramadân fue Sha’bân, hasta el punto de que era como si hubiera conectado el ayuno de Sha’bân con el mes de Ramadân.

¿Cuándo es Sha’bân?

Sha’bân es el octavo mes del calendario lunar islámico. Precede inmediatamente al mes de Ramadân. El Îmâm Ibn Al-Qayyim al-Jawziyy (rahmatullâhi ‘alaihi), menciona bellamente que el Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) ayunó en casi todo Sha’bân como medio para glorificar el mes de Ramadân, de la misma manera que la más querida de las sunan es la sunnah antes del Faÿr, porque glorifica la más querida de las oraciones, el Faÿr. Y así como se utiliza la sunnah como preparación para la oración Fard, Sha’bân también es una preparación y glorificación del mes de Ramadân.

Ibn Al-Qayyim (rahmatullâhi ‘alaihi) también menciona que se sabía que el Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) ayunaba voluntariamente tres días de cada mes, pero a veces no podía hacerlo. Cuando eso sucedía, ayunaba en Sha’bân para recuperar esos días antes del ayuno obligatorio de Ramadân. Este era el hábito de nuestro Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) en una variedad de actos opcionales de adoración que solía hacer regularmente pero que a veces omitía, incluida la oración nocturna y el ayuno opcional.

Un mes olvidado

Usâmah Ibn Zaid (radiallâhu ‘anhu) narró: “Le pregunté al Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “¿Por qué ayunas más en Sha’bân que en cualquier otro mes?” El Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) respondió: “Ese es un mes descuidado por la gente entre Raÿab y Ramadân, y es un mes en el que las obras de uno se elevan al Señor de los Mundos, por eso me encanta que mis obras se eleven mientras ayuno”.

Este poderoso hadîth nos brinda dos capas para descubrir realmente las gemas de este mes de Sha’bân. En primer lugar, Sha’bân es un mes que la mayoría de la gente descuida. El significado espiritual aquí es que los eruditos sugieren que el mejor momento para competir por la complacencia de Allâh son aquellos momentos en los que es más probable que Allâh sea olvidado. Una persona que se esfuerza por alcanzar la excelencia (muhsin) se aprovechará de estos tiempos de abandono, y cuando todos los demás sean descuidados, competirán por complacer a Allâh. Esta es una de las razones por las que la oración nocturna es tan especial, porque la adoración en estos tiempos muestra particularmente que realmente se desea complacer a Allâh. El Îmâm Ibn Al-Ÿauzî dijo: “Esta es la evidencia de tu insistencia en hacer el bien”.

Más evidencia de esta noción proviene del amor de los sahabah (radiallâhu ‘anhum)por el tiempo entre las oraciones del atardecer (Magrib) y de la noche (‘Ishâ). A los Compañeros del Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) les encantaba darle vida al tiempo entre Magrib e ‘Ishâ recordando a Allâh, citándolo como una hora a la que la mayoría de la gente no presta atención. De manera similar, la recompensa para quien recuerda a Allâh al entrar al mercado es tan grande (la concesión de un millón de buenas acciones, la eliminación de un millón de malas acciones y la elevación de un millón de niveles en el Ÿannah y un palacio en él), porque esto es el momento en el que es menos probable que recordemos a Allâh y a menudo se descuida Su adoración.

Sobre esta noción, Ibn Raÿab (rahmatullâhi ‘alaihi) señala que la adoración realizada cuando la gente generalmente es descuidada debe realizarse lo más secretamente posible porque son actos de ihsân (excelencia) y, por lo tanto, deben realizarse de la mejor manera posible.

Consejo de Sha’bân:

Aprovecha las oportunidades para adorar a Allâh en tiempos que a menudo se descuidan. No te demores, haz tu intención y planifica ayunar, leer el Qurân y aumentar el dhikr. Un hábito que puedes formar en Sha’bân es rezar dos raka’ât adicionales entre Magrib e ‘Ishâ. Luego, en Ramadân, el tiempo entre Magrib y ‘Ishâ, cuando la mayoría de las personas se recompensan por un largo día de ayuno, se convierte en un momento especial para recordar a Allâh cuando otros son descuidados.

Un mes de Qurân

Así como muchos descuidan el ayuno en Sha’bân, también lo hace la lectura del Qurân en este mes. Mientras que todos pretendemos aumentar la cantidad de Qurân que leemos en Ramadân, Sha’bân es el momento en que los recitadores se preparan para la recitación de Ramadân. Sha’bân era conocido por algunos de sus predecesores piadosos como el mes de los recitadores debido a la cantidad de gente que leía el Qurân durante ese mes.

Salamâ Ibn Kuhail Al-Kûfî, uno de la primera generación de creyentes, conocidos como “los seguidores” (tâbi‘în), narró que cuando se acercaba el mes de Sha’bân, su pueblo tenía tiempo libre para recitar el Qurân. Él dijo: “El mes de Sha’bân el mes de los recitadores”. Otra narración afirma que “Cuando Sha’bân comenzaba, Amr Ibn Qais cerraba su tienda y se dedicaba a la recitación del Qurân”.

Sha’bân es un mes de preparación para el Ramadân, un momento para revisar el Qurân.

Consejo Sha’bân:

Un consejo muy práctico de cara al mes de Sha’bân es tomar el objetivo que tienes para la recitación durante el Ramadân y hacerlo la mitad en el mes de Sha’bân. Entonces, si planeas recitar todo el Corán al menos una vez en Ramadân, entonces haz la mitad de una lectura completa (jatam) en Sha’bân. Esto hará que lograr tu objetivo de Ramadân sea más fácil porque te habrás preparado de una manera que hará que la tarea que tienes por delante te resulte familiar y, por lo tanto, podrás esforzarte más.

15 de Sha’bân: Una noche de perdón

En una narración auténtica, el Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Allâh mira en la noche de la mitad de Sha’bân (es decir, el día 15), y perdona a toda Su creación, excepto a un politeísta o una persona que alberga (en su corazón) enemistad hacia otros”. Con frecuencia se cita una narración de ‘Ikrima Al-Barbarî, sirviente de ‘Abdullâh Ibn ‘Abbâs, en la que llama al 15 de Sha’bân la “Noche de la Exención”. (Lailatul-Barâ’a), el día en que seamos liberados del Fuego del Infierno.

El Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo que Sha’bân es el mes en el que se presentan las obras a Allâh y el día 15 es la noche particular en la que Allâh mira esas obras y las perdona todas. Aprovechar esta noche nos permitirá entrar en Ramadân con amnistía, libres del peso de nuestros pecados y solo quedando el anhelo por nuestro Creador.

Muchos grandes eruditos han escrito sobre la celebración del 15 de Sha’bân y, si bien debemos llenar la noche con adoración, no hay actos específicos que hayan sido mencionados por el Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) para destacar en esta noche.

Consejo Sha’bân:

El 15 de Sha’bân es un llamado a la acción. Este es el momento de reflexionar realmente profundamente. ¿Vale la pena perderse ese rencor de esta increíble recompensa? ¿Realmente quiero que mis obras no sean presentadas a Allâh y que estén entre aquellas personas que Allâh no perdona esa noche? ¿Vale la pena sacrificar el amor de Allâh por mi odio hacia esa persona?

En una hermosa declaración, Ibn Raÿab dijo que el ayuno en Sha’bân “Elimina las dificultades del ayuno y deja sólo su dulzura para la época del Ramadân”. Para la mayoría de nosotros, los primeros días del Ramadân son lentos a medida que nos acostumbramos a dejar nuestros viejos hábitos y cambiar nuestro horario. Sin embargo, al practicar nuestros actos de adoración en Sha’bân podemos entrar en Ramadân con tal energía y fuerza que sólo saboreamos la dulzura de nuestra adoración. Optimizando nuestro tiempo en Sha’bân podemos comenzar el Ramadân cosechando los frutos de nuestra preparación. Allâh nos está dando otra oportunidad en nuestra vida de presenciar el Bendito mes de Ramadân.

Ramadân es un gran momento de las bendiciones de Allâh y Su misericordia. Todo musulmán debería aprovechar al máximo este tiempo. Deberíamos prepararnos ahora para recibir este mes y recibirlo con alegría.

A continuación, se presentan algunas formas de dar la bienvenida al Ramadân:

  1. Du‘â especial

Debemos pedir a Allâh para que este mes nos llegue mientras nos encuentras en la mejor salud y seguridad para podar ayunar y realizar todos tus actos de devoción con facilidad y entusiasmo.

Anas Ibn Mâlik (radiallâhu ‘anhu) informó que el Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) solía decir desde el comienzo de Raÿab en sus oraciones: “¡Oh Allâh, bendícenos en Raÿab, bendícenos en Sha’bân y bendícenos en Ramadân!” [Ahmad]. Cuando veía la media luna de Ramadân, solía rogar a Allâh, diciendo: “¡Oh Allâh, haz que esta media luna brille sobre nosotros con seguridad, fe, Islam y buena fortuna para hacer lo que nuestro Señor ama y agrada. Nuestro Señor y vuestro es Allâh” [At-Tirmîdhî].

  1. Gracias y felicidad

Cuando llegue el mes, entonces debes estar agradecido con Allâh y mostrar felicidad. Los compañeros de Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) solían saludarse al comienzo del Ramadân. El Nabî (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo dando la buena noticia del mes a sus compañeros: “Un mes ha llegado a ustedes, en él hay una noche mejor que mil meses. Quien esté privado de sus bendiciones estará privado de todo bien, y ninguno está privado de su bien, excepto, quien esté totalmente perdido”. [An-Nasâî].

  1. Planificación y Determinación

Debes hacer un buen plan para todo el mes sobre cómo vas a organizar tus días y noches durante el Ramadân.

Planifique horarios especiales para su trabajo para que pueda orar a tiempo, leer el Qurân y tomar suhûr (la comida que se consume temprano en la mañana antes del Faÿr) y el iftâr (romper el ayuno al atardecer, oración del Magrib) a tiempo. Tenga sincera intención y determinación para aprovechar al máximo este tiempo. También tenga plena determinación y compromiso de no cometer ningún pecado ni nada malo durante este tiempo. Arrepiéntete sinceramente y busca el perdón de aquellos a quienes hayas ofendido. De esta manera podrás beneficiarte mucho más de tus ayunos y oraciones.

  1. Aprenda las reglas del ayuno

El Fiqh (la jurisprudencia) del ayuno es muy importante para que no hagas nada que arruine tus ayunos. Aprenda la forma de ayunar del Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam). Esa es la mejor manera. El ayuno no se estropea sólo por comer y beber durante el ayuno, sino también por decir malas palabras y hacer cosas malas.

  1. Caridad, Generosidad y Bondad

El mes de Ramadân es el mes de la bondad, la caridad y la generosidad. Planee invitar a sus vecinos, compañeros de trabajo, amigos, musulmanes y no musulmanes al iftâr con usted. Informe a sus amigos y vecinos no musulmanes sobre este mes y sus bendiciones. Sean más generosos y ayuden a los pobres y necesitados. Planea dar limosna y caridad en este momento y ayudar a los demás tanto como puedas.

Se informa en un hadîth que el Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) era la persona más generosa, pero en Ramadân solía ser más generoso cuando Ÿibrîl (‘alaihis-salam) se encontraba con él. Ÿibrîl (‘alaihis-salam) solía verlo todas las noches durante el Ramadân y solía leer el Qurân con él. El Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) fue entonces más generoso con la bondad que el viento. [Al-Bujari].

Por todo lo anterior, no debemos olvidar de pedir a Allâh por nuestro encuentro con el Bendito Mes de Ramadân, con la súplica que nos enseñó nuestro querido Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “¡Oh Allâh, bendíganos en Sha’bân y haznos llegar a Ramadân con âfiyah y buena salud!” Âmîn.

Wassalamu ‘alaikum wa Rahmatullâhi wa Barakatuh

0:00
0:00
Scroll to Top